El eclipse de la razón

Eclipse, razón

La razón se eclipsa gravemente cuando autoridades, profesores, y otras personas escuchadas en ámbitos públicos ofrecen afirmaciones carentes del más mínimo sentido de seriedad.

Porque falta seriedad cuando ante un crimen recién cometido se habla de odio racista sin dejar tiempo a conocer mejor la dinámica de los hechos. ¿No hay también crímenes provocados por enfermos mentales incapaces de reflexionar correctamente sobre sus actos?

Porque es temerario afirmar que todas las guerras se producen por intereses económicos cuando las ideologías del pasado y del presente también han provocado y provocan conflictos absurdos.

Porque es sofístico promover a algunos “expertos” sobre temas tan delicados como la vida, la familia, la educación, sin dejar el espacio necesario para escuchar a los padres que viven en primera persona lo que significa educar a los hijos en el hogar.

Porque en cualquier tema serio no basta con fomentar sentimientos desde casos dramáticos, en muchas ocasiones manipulados, sino que hace falta ir a fondo para analizar los aspectos en cuestión a la hora de buscar las explicaciones más correctas.

Porque las discusiones carecen de seriedad cuando se tacha a quienes defienden la vida, la familia, la dignidad humana, con etiquetas de desprecio sin antes haber escuchado con la debida atención sus argumentos.

En diversas épocas históricas el eclipse de la razón ha sido la gran victoria de dictadores sin escrúpulos, de ideólogos manipuladores, de sofistas vendidos a ciertos grupos de poder, de “pensadores” deseosos de imponer sus propias agendas de “ingeniería social”.

Pero en miles de seres humanos hay actitudes y posibilidades para vencer tanta mentira y para pensar no desde tópicos engañosos, sino desde razonamientos serenos y bien equilibrados.

Son esos seres quienes tienen la posibilidad de denunciar, si la violencia de los manipuladores no los aplasta, el eclipse de la razón de nuestro tiempo. Y esos seres también sabrán promover reflexiones ponderadas y pensamientos maduros que permitan avanzar hacia verdades necesarias para todos.

 

Por: Fernando Pascual 

Fuente: catholic.net

Imagen: http://imagenes.catholic.net/imagenes_db/bbfe55_eclipse.jpg